¿Qué es la ACyM?

  • Gente que Ama a Cristo
  • -Cada tres minutos alguien inicia una relación personal con Jesús por los ministerios de la Alianza – más de 200,000 personas al año.
  • -Cada año miles de líderes en potencia de las iglesias se están equipando para ministerios en 116 seminarios y programas de entrenamiento en todo el mundo.
  • Gente que Sirve a Cristo
  • La mitad de nuestros más de 800 misioneros de EE.UU. en el exterior sirven en la Ventana 10/40 o entre pueblos no alcanzados.
  • -Docenas de bien preparados obreros y misioneros asociados se dedican a ministerios de compasión y proyectos de socorro entre algunos de los pueblos más necesitados del mundo
  • Gente que Adora a Cristo
  • – Más de 350,000 creyentes que adoran en 19 idiomas en las 2,000 iglesias AcyM de EE.UU.
  • -A través del mundo 3 millones de personas se congregan en 16,000 iglesias y grupos de la Alianza.
  • -En 75 países nuestra familia aliancista está haciendo discípulos, estableciendo iglesias, alcanzando vecinos y enviando obreros.

 

La Alianza Cristiana y Misionera es una “Alianza” de creyentes que se reunen en iglesias locales, comprometidos en cumplir los términos de la Gran Comisión dada por el Señor Jesucristo en Mateo 28:19 y 20 “Por tanto id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles todas las cosas que yo os he mandado”.

Somos cristianos porque creemos y seguimos a Cristo como nuestro Salvador y Señor. Somos misioneros porque tenemos el compromiso de alcanzar a los perdidos con las buenas nuevas del Señor Jesucristo.

La Alianza hace énfasis en la necesidad de una genuina conversión espiritual en Cristo, en la llenura del Espíritu Santo en la vida, y en un servicio efectivo.

El mensaje de la Alianza exalta la persona de Jesucristo como el que puede suplir las necesidades del hombre total. Cristo es proclamado como:

 

  • La Palabra viva de Dios
  • La Revelación suprema del amor divino
  • El único que es suficiente para las necesidades del alma y cuerpo; la única esperanza para un mundo perdido.
  • El Rey que viene.